Los ganadores del Oscar Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin deciden retirarse y abandonar la línea recta y estrecha por primera vez en su vida cuando su fondo de pensiones se convierte en una víctima del sistema corporativo.