En el 2006, el sistema de salud de Panamá fabricó y distribuyó por error más de 200 mil frascos de medicamentos para el resfriado común con una sustancia llamada dietilenglycol, utilizada en la industria automotriz. Esto provocó un envenenamiento masivo, muertes y graves enfermedades a nivel nacional. El caso involucra empresas de China, España y Panamá.