Fabiola Sánchez, quien es la asesora de proyección de Yo Me Llamo se siente triste porque este gran megaproyecto llega a su final.