Los chefs tuvieron que realizar una prueba de sabores y quien más ingredientes acertaba obtenía muy buenos beneficios.