Juan Pablo puso a todo el mundo a pensar al preguntar ¿Cómo puede un hombre pasar ocho días sin dormir?