Estos chinches sí son tremendos, nada más se la pasan haciendo travesuras y tocando el tamborito.