¡Qué manera! El querido Charlie sacó piquete al aceptar el reto de tallarse y bailar al ritmo de nuestra música folclórica.