Juan Carlos Samaniego se trasladó hasta Chitré, a la residencia de Rubén Hernández, artista plástico; quien nos muestra todo su talento.