No cabe duda, que la adrenalina en la cocina es intensa, sobre todo si se trata de La Revancha, por suerte los chef tiene sus crocs.