Aminta no se quería quedar con los brazos cruzados y empezó la operación saving Germain para que su hijo se olvide de Ana Carolina.