Ana Victoria Castillo De Bello quedó convertida en Esmeralda, la gitana señora de París con esta alegoría de culeco. Cuatro gigantescas gárgolas destacaban de este carro alegórico, que iba precidido por dos figuras que representaban el amor entre el jorobado y una gitana de la corte de milagros.