AFP

Una fábrica de Sao Paulo es la primera en el mundo que produce mosquitos genéticamente modificados para combatir el dengue, una enfermedad tropical que puede ser mortal y que ha castigado a Brasil más que a ningún otro país este año.