EFE

Los humildes campesinos del pueblo de Larr, en el distrito de Badin, al sudeste de Pakistán, sobreviven a la sequía y a la menguante actividad agrícola fabricando carbón vegetal, lo que le ha permitido obtener una fuente alternativa de ingresos que está mejorando su calidad de vida.