AFP

"Trabajan para mí todo el día y toda la noche", dice sonriente Antonio Zamora en su invernadero en el sur de España sobre sus empleados invisibles al ojo humano: insectos microscópicos a cargo de devorar los parásitos que amenazan sus vegetales.