EEUU Cine -  1 de febrero 2019 - 16:24hs

Viggo Mortensen no espera llevarse el Óscar

El próximo 25 de febrero Viggo Mortensen acudirá a la ceremonia de los Óscar nominado una vez más por su trabajo en el filme 'Green Book' y, aunque muchos consideran que a la tercera va la vencida y ha llegado el momento de que se lleve a casa la preciada estatuilla tras haber optado a ella en dos ocasiones anteriores por 'Promesas del este' y 'Capitán Fantástico', él no lo tiene tan claro.

Es más, el intérprete se ha hecho a la idea de que a lo largo de toda la ceremonia solo se levantará de su butaca para ovacionar a los ganadores o ir al baño."He acudido ya a demasiadas entregas de premios en las que estaba entre los candidatos y al final mi papel siempre acababa siendo el mismo: quedarme sentado y aplaudir mientras otra gente recogía los galardones.

No me importa, no es algo que me haga sentirme de manera diferente acerca de las películas por las que me nominaron", ha asegurado en una entrevista al periódico The i Times.

En esta ocasión, se enfrenta a Bradley Cooper, Willem Dafoe, Rami Malek y Christian Bale por el Óscar, pero independientemente de lo que sucede en la noche más importante de la industria, lo importante para él es haber contado una historia que, bajo la apariencia del típico filme sobre un viaje por carretera, encierra una lección muy importante "Esos son dos hombres que provienen del mismo lugar, pero que a un mismo tiempo podrían ser de planetas diferentes", afirma sobre su personaje, un portero italoamericano llamado Frank 'Tony Lip' Vallelonga que es contratado como chófer por un prestigioso pianista afroamericano durante su gira por el corazón del sur de Estados Unidos en 1962. "Y si Don y Tony pueden entenderse, entonces cualquiera puede".