El invierno en Viena está marcado por la temporada de bailes. Para los jóvenes debutantes es un paso hacia la edad adulta.