EFE

La capital rusa se ha vestido con sus mejores galas para recibir el Año Nuevo, la fiesta más querida desde siempre por los rusos, y su lugar más emblemático, la plaza Roja, ya respira el mejor ambiente navideño.