EFE

Desde la línea simple de sus monigotes danzantes al concepto de "dibujo-palabra", el artista estadounidense Keith Haring (1958-1990) creó un auténtico alfabeto pictórico inspirado en los jeroglíficos egipcios y que, como los emojis actuales, buscaba comunicar más allá de la barrera del idioma.