AFP

La rumba nació en las pantaciones de azúcar, en las barracas de esclavos negros en Cuba. y aunque viajó hasta los grandes salones de baile en Europa, su esencia se conserva en la sangre de los cubanos, que, cuando caminan, la están bailando.