Por décadas los portobeleños se han abastecido de agua preveniente de un acueducto rural. Pese a ser un importante sitio histórico y turístico, ningún Gobierno ha logrado concretar la construcción de una potabilizadora.