El delantero azulgrana Lionel Messi ha admitido hoy que, tras el golpe que sufrió anoche ante el Benfica y que obligó a que le retiraran en camilla del césped, llegó a pensar "lo peor", y que "iba a ser la última pelota que tocaría en mucho tiempo".