El trío de Audi integrado por Kristensen, McNish y Duval ganó las 24 horas de Le Mans y dedicó el triunfo al piloto danés Allan Simonsen, fallecido el sábado durante la carrera.