AFP

Mientras figuras de la crisis política brasileña se convierten en motivos para máscaras de cara al carnaval, las dificultades económicas crean preocupación entre comerciantes en relación a las expectativas de sus ventas.