AFP

La estrepitosa subida de los precios en el sector inmobiliario de Hong Kong obliga a los jóvenes asalariados a vivir en espacios cada vez más pequeños y en alquileres compartidos poco convencionales.