AFP

A bordo de un camello en Jerusalén, surfeando en las playas de Tel Aviv o descendiendo en parapente en Armenia, Santa Claus se ha dejado ver en todo el mundo listo para hacer felices a los niños del mundo.