¡Ay, mamá mía! La competencia se apretó, todos los herederos están aplomando más que nunca y llegar a una conclusión de quién llegará a la final es aún confuso.