Hilaria Thomas, en el tercer trimestre de embarazo (c) Instagram

Showbiz

Como ha venido haciendo en cada de sus tres embarazos, la mujer de Alec Baldwin, Hilaria Thomas, ha publicado una nueva actualización para compartir con todos sus seguidores de Instagram cómo evoluciona su cuerpo y su estado de ánimo en el último trimestre de gestación, que en esta ocasión ha aprovechado como excusa para hablar de un tema sobre el que le han realizado muchas preguntas: cómo evitar las temidas estrías.

En lugar de ofrecer consejos o sugerir productos carísimos para prevenir esas marcas en la piel, Hilaria ha optado por reivindicarlas, afirmando que las mujeres deberían aceptar con los brazos abiertos los cambios que se producen en sus cuerpos tras convertirse en madres.

Publicidad

"La gente me pregunta muy a menudo por las estrías y qué hago para prevenirlas. Muchos me dicen que son genéticas. Por el momento a mí no me ha salido ninguna con mis otros hijos... veremos qué pasa al final de este embarazo. Sí, me aseguro de hidratarme mucho la piel. No sé si ayuda de verdad a prevenirlas, pero me parece que es algo bueno de todas formas. Independientemente de cuál sea el efecto del embarazo en nuestros cuerpos, debemos recordar: no hay únicamente un tipo de belleza y el proceso de gestar un bebé es probablemente una de las mayores maravillosas que he presenciado nunca. ¿Qué nos quedan pequeñas marcas en la piel? Son solo recuerdos del poder del cuerpo femenino. Aceptad todo lo que conlleva la llegada de un bebé", afirmó la profesora de yoga en su cuenta de Instagram.

A pesar de que ahora se ha convertido en un referente para muchas madres gracias a sus consejos sobre los cuidados de los más pequeños o sobre cómo compaginar una vida activa con las responsabilidades familiares, Hilaria reconocía recientemente que dudó seriamente de sus habilidades maternales tras descubrir que estaba embarazada de su hija mayor.

"Ahora que Carmen tiene un hermanito, tengo que decir que siempre me dio miedo convertirme en madre, porque no sabía si sería lo suficientemente buena. Ese sentimiento desapareció en el momento en que la tuve en mis brazos y empecé a sentir la devoción y el amor incondicional que se tiene con los hijos. Luego, cuando me quedé embarazada de Rafael, volví a sentir esa inquietud y pensé que su futura llegada alteraría demasiado la estabilidad de Carmen. Pero al final pasó lo mismo, cuando nació entendí inmediatamente que siempre es mejor tener dos que uno, ya que el compromiso es doble. Es maravilloso ser testigo del vínculo tan fuerte que existe entre los hermanos", aseguraba en la misma plataforma tras el nacimiento de su segundo retoño.

Publicidad