Hiba Abouk

BANG showbiz

A Hiba Abouk, su papel de Fátima en la popular serie 'El Príncipe' la consagró como una de las actrices de moda del panorama televisivo español. Al mismo tiempo que aumentaba su popularidad crecía también la curiosidad acerca de la vida de esta guapa española de padre libio y madre tunecina, tanto por sus romances fuera de la pequeña pantalla -se le ha relacionado con sus compañeros de reparto Hugo Silva y Álex González- como por sus declaraciones confesando que no tenía contacto con sus padres, musulmanes practicantes, porque ellos no aprobaban que se dedicara a la interpretación.

Sin embargo, parece que el paso del tiempo -y quizás también el éxito profesional que ha conseguido Hiba- ha servido para cerrar viajes heridas y, a sus 30 años recién cumplidos, la artista vuelve a mantener una buena relación con su familia.

Publicidad

"Mi familia viene de una cultura más cerrada y no veía con buenos ojos que quisiera ser actriz. No hubo enfrentamientos, simplemente yo decidí que lo iba a intentar y que el tiempo pondría a cada uno en su sitio", justifica en una entrevista a la revista Mujer Hoy, en la que no duda en hablar con total naturalidad de un asunto tan delicado para demostrar que tanto sus seres queridos como ella han sido capaces de pasar página.

"Ahora todo está aceptado. Cuando hay amor de por medio estas cosas no te pasan factura, lo que haces es aprender. Ayer estuve en casa de mis padres y, por cierto, como ellos hacen el Ramadán habían preparado una cena riquísima. Todo está bien. Los padres te dan la vida y, a veces, tú tienes que darles consejos. Y si son inteligentes los procesan, y los míos lo son", apunta para zanjar el tema añadiendo que ejerce de tía omnipresente con sus sobrinos para reflejar que también se ha producido un acercamiento entre sus hermanos y ella: "¡No sabes las colas que tengo que hacer en la tienda Disney en París!", añade con sentido del humor.

Por otra parte, la actriz también trata de restar dramatismo a todas las informaciones que circularon en su momento acerca de su situación personal.La sinceridad de la que hace gala Hiba se extiende a otros temas más delicados, como la actual situación político-social que ha generado un sentimiento de rechazo hacia la comunidad musulmana en muchas ciudades del mundo, incluida París, donde ella reside actualmente.

"Me he criado aquí [en España], pero mi sangre es 100% árabe y estoy muy orgullosa. Me duele el terrorismo y me preocupa la islamofobia porque está generando, a nivel mundial, un problema de convivencia y de racismo muy grave. Mucha gente me pregunta que si no me da miedo estar en París y me choca muchísimo. ¿Qué vas a hacer? ¿Vivir asustada? ¿Compartir una casita en Majadahonda y encerrarte? Es muy triste", declara.Tras mudarse a Francia para cumplir un sueño de juventud, Hiba tiene pendientes de estreno varios proyectos, incluido un drama que ha rodado en Canadá a las órdenes del director Guy Édoin, una comedia titulada 'Caribe Mix' y un corto dirigido por Isabel Coixet.

Publicidad