Jay Kay, líder de Jamiroquai

Showbiz

El cantante Jay Kay, líder de la banda de música electrónica Jamiroquai, siempre se ha destacado por el celo con el que protege cada ámbito de su vida privada pero también solía hacerlo por su vestimenta y carácter algo excéntricos, una combinación de rasgos que ayer lunes le hizo destacarse más de lo normal a su paso por la ceremonia de entrega de los premios BMI, donde se disponía a recibir un premio en honor a su larga y prolífica carrera artística.

Y es que el afamado intérprete no dudó en aprovechar la ocasión para agradecer públicamente a su mujer Maria y a sus dos hijas el apoyo incondicional que le han venido prestando en todo este tiempo, olvidándose por completo de que nunca antes había hecho público que estaba casado y que llevaba más de 10 años de relación sentimental.

Publicidad

"Jay Kay quiso tener unas palabras de afecto para su mujer y para sus hijas cuando subió al escenario para recoger el galardón. El público se quedó algo impactado, porque ni llevaba anillo de compromiso ni había mencionado antes que tenía pareja desde hace una década", ha explicado al diario Daily Mail uno de los asistentes a la gala celebrada el el hotel Dorchester de Londres.

Una vez hecha semejante confesión, aunque para el intérprete la noticia no parecía constituir novedad alguna, este se ciñó al guion de esta clase de eventos y, por tanto, se dedicó a hacer balance de sus más de 30 años en la industria discográfica, una trayectoria que, en palabras de la propia organización, le han convertido junto a sus compañeros de grupo en todo un referente por la "originalidad que ha venido inspirando a artistas y fans por igual"."Estoy muy feliz por recibir un premio como este esta noche.

Han pasado 30 años desde que comencé mi andadura en la música y me siento afortunado de poder seguir haciendo lo que me gusta y expresarme a través de las canciones. No hay proceso más gratificante que el de desarrollar una idea en tu cabeza, transmitirla a través de la radio, luego delante de un montón de gente y, finalmente, por todo el mundo.

Es todo un privilegio", manifestó durante su discurso.Una de las escasas ocasiones en las que Jay Kay se ha animado a revelar detalles de su azaroso pasado sentimental tuvo lugar hace ya siete años, cuando confesó que su ya superada adicción a las drogas, así como la presión a la que se veía sometido por parte de su entorno para que contrajera matrimonio, jugaron un papel clave en su separación de la actriz Denise Van Outen, con quien mantuvo un romance desde 1998 hasta 2001.

Publicidad