Ser una niña y descubrir que tienes una mancha en el muslo, sin imaginar que se trata de un trastorno en la pigmentación, es quizá un proceso duro de aceptación que requiere de especialistas para no afectar la autoestima.