Queen Latifah

Showbiz

Al margen de su ingreso preventivo en prisión, de la cuantiosa fianza que tuvo que abonar para salir de la cárcel y, por supuesto, de los cargos que pesan contra él por haber orquestado presuntamente un ataque falso contra su persona a finales de enero, como se desprende de la acusación formal que le dirigió la policía de Chicago tras las primeras pesquisas e interrogatorios del proceso, el actor Jussie Smollett cuenta de momento con el apoyo de la actriz y cantante Queen Latifah, quien considera que todavía no hay pruebas irrefutables de los delitos que se le imputan.

"El chico [Jussie Smollett] que yo conozco siempre ha sido una persona que se preocupa por los demás, que es amable, bondadosa y muy dulce. Y ese es simplemente el chico que yo conozco. Entonces, hasta que no haya pruebas definitivas, las cuales yo no he visto por ahora, entonces pues tendré que verle de otra forma", ha asegurado la artista al portal de noticias Yahoo News, antes de reconocer que, al igual que otros miembros del círculo cercano del que fuera estrella de la serie 'Empire', se siente muy confusa ante la falta de información detallada que ha trascendido sobre el caso.

Publicidad

"No sé qué pensar de todo esto, francamente, solo espero que se sepa la verdad y que todo el mundo que se ha visto implicado en ello salga de esto sin heridas de consideración", ha sentenciado en su sincera entrevista.A día de hoy, Jussie Smollett, de 36 años, se atiene a la versión de los hechos que ofreció en un principio y, por si eso no fuera suficiente, no dudó en criticar abiertamente el "intolerable espectáculo" exhibido por el sistema judicial estadounidense después de que el departamento de policía de Chicago hiciera pública su teoría sobre el montaje, la cual se fundamenta, entre otras cosas, en la confesión ofrecida por los hipotéticos agresores: dos hermanos que aseguraron haber recibido un pago de 3.500 dólares por parte del actor para participar en esta 'simulación'.

Abimbola 'Abel' Osundairo y Olabinjo 'Ola' Osundairo, los dos individuos de origen nigeriano que en un primer momento fueron arrestados como presuntos autores de la paliza que denunciaba el artista, durante la cual le habrían llegado a poner una soga al cuello al tiempo que proferían insultos racistas y homófobos -según el cuestionado alegato de Smollett-, ofrecieron la semana pasada una disculpa pública por su condición de 'cómplices' y, a través del mismo comunicado, reforzaban de alguna manera la postura que ha tomado la fiscalía contra el actor, cuyo futuro laboral también se encuentra ahora mismo en el aire al haber sido temporalmente apartado de la producción televisiva que le dio la fama.

Publicidad