Nicole Kimpel y Antonio Banderas en la pasada gala de los premios Emmy

Showbiz

A sus 59 años, parece que el actor Antonio Banderas vive una segunda 'edad dorada' tanto en lo profesional -sus interpretaciones de Pablo Picasso en 'Genius' y del álter ego del mismísimo Pedro Almodóvar en 'Dolor y Gloria' han sido consideradas de lo mejor de la temporada-, como en el plano sentimental -su relación con Nicole Kimpel sigue siendo tan sólida como el primer día- y, especialmente, en el físico.

Eso mismo demostró el propio intérprete en la gala de clausura del festival que él mismo patrocina en Marbella, el ligado a la iniciativa solidaria 'Starlite'. Visiblemente más enérgico y fibroso que en años anteriores, el exmarido de Melanie Griffith no dudó en congratularse de poder decir que, a pesar del ataque al corazón que sufrió en 2017, atraviesa un gran estado de forma que, al menos estos días, se debe fundamentalmente a sus intensas clases de baile.

Publicidad

"Ahora estoy con la danza. Los americanos han venido y nos están dando una auténtica paliza. He perdido muchos kilos y me encuentro muy bien físicamente, la verdad", aseguró el artista sobre la ambiciosa producción teatral que pronto estrenará en su Málaga natal, 'A Chorus Line'. "Estoy ya 'entre caja' como se dice en el mundo del teatro, de los 60. Y alucino, me resulta increíble. Me siento bien, pero eso no significa que mañana no me pueda dar un 'patatus' como a todos", explicó con sentido del humor.

El optimismo que, por otro lado, siempre ha caracterizado al astro de Hollywood, quien se vio arropado en el citado evento por figuras de la talla de David Bisbal, Anne Igartiburu, Sara Baras y, por supuesto, las hermanas Nicole y Barbara Kimpel, también se vio reflejado en la forma tan edificante con la que quiso reflexionar sobre el mencionado episodio cardíaco, el cual le ayudó notablemente a sumergirse en la psique de dos de los personajes más importante de su dilatada trayectoria profesional.

"Una de las mejores cosas que me ha pasado es que me diera el ataque al corazón. Me hizo ver las cosas de una forma más nítida. Y de repente te cambia el aura. Por esa puerta entró Ron Howard para traerme a Picasso, entró Almodóvar después de diez años sin trabajar juntos. Y el personaje de Almodóvar no lo hubiera entendido si no me hubiera dado el ataque al corazón", confesó el célebre artista y, por cierto, también exfumador.

Publicidad