Marc Clotet y Natalia Sánchez cuando presentaron a la pequeña Lía en (c) Instagram

Showbiz

La pareja formada por los actores Marc Clotet y Natalia Sánchez ha adoptado un perfil relativamente discreto -tanto como se lo permite su popularidad- a la hora de gestionar el interés público que ha venido generando su todavía reciente debut en la paternidad, el que les llevó a recibir el pasado enero a la pequeña Lía.

Sin embargo, el intérprete y modelo de 39 años no ha podido resistirse a resumir en unas pocas pero precisas palabras las sensaciones que no ha dejado de experimentar desde ese día en que su vida cambió para siempre.

Publicidad

"Se nos cae la baba con ella, sí, es guapísima y ya está aprendiendo a gatear. Todos los días aprende algo nuevo y ... La verdad es que creo que es la cosa más maravillosa que te puede pasar en la vida", ha afirmado con una amplia sonrisa a su paso por un acto público en Madrid, donde también ha querido reflexionar sobre lo doloroso que le resulta ser testigo de la desigualdad que existe en el mundo, sobre todo ahora que es padre.

"Cuando ves a tu hija y piensas en la suerte que tiene de haber nacido en el primer mundo, mientras que hay niños que no tienen ni sus necesidades básicas cubiertas, pues se te parte el corazón. Tenemos mucho trabajo que hacer con las nuevas generaciones: tienen que ser ellos [los que cambien el mundo] porque los de arriba no lo van a hacer", ha añadido con preocupación.

El afamado actor, hijo del prestigioso doctor Bonaventura Clotet, también ha aprovechado la ocasión para presentarse como un hombre muy afortunado por dos razones muy concretas: en primer lugar, por haber conseguido descubrir por sí mismo los entresijos de una experiencia vital para la que nadie podría prepararle del todo y, ante todo, por contar con una "compañera" que a día de hoy se "encarga de tirar del carro".

"Por mucho que te digan... Hasta que no lo vives no te das cuenta de lo importante que es cada segundo y de la suerte que es que todo haya salido bien, que tengamos una niña preciosa que crece con normalidad", ha reconocido para explicar, a continuación, por qué no tiene demasiados problemas en el apartado de la conciliación.

"Tengo una compañera que tira del carro y que se encarga en estos momentos, si no sería imposible", ha indicado sobre la baja profesional en la que todavía está inmersa Natalia.

Publicidad