EFE

Desde la Eurocopa Austria-Suiza en 2008 hasta el Mundial de Brasil de 2014 han surgido muchos "oráculos" que predicen los resultados de los encuentros, pero no simples personas, sino animales, como el Pulpo Paul alemán, que atinó todos los marcadores del Mundial de Sudáfrica en el 2010.