El delantero uruguayo Luis Suárez no pudo aguantar las lágrimas en su despedida con el Barcelona, y apuntó que "además de un jugador, se va un ser humano que tiene sentimientos".

Visiblemente emocionado y con la voz quebrada desde que empezó su alocución, Luis Suárez aseguró que "siempre" estará "agradecido" al club por "la confianza" que depositó en él cuando lo fichó en 2014.

Publicidad

"El Barça sabía en las condiciones que venía, que había cometido un error (la FIFA lo había sancionado con cuatro meses sin jugar por morder al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial Brasil), y siempre le estaré agradecido por eso", confesó.