La cámara indiscreta hace de las suyas en plena calle, asustando a los transeúntes con una bolsa de basura que se mueve.