Un gran susto se llevaron dos buzos profesionales, cuando intentaban fotografiar a un pulpo en las profundidades del Pacífico estadounidense, pues no contaban con que el cefalópodo se interesaría en su cámara.