EFE

Ni un rayo de luz se cuela a través de la fría puerta de acero que aisla al presidiario del mundo exterior, una experiencia peculiar a la que se prestan los atrevidos huéspedes que pasan la noche en un hostal a las afueras de Bangkok.