AFP

Una exposición dedicada exclusivamente a la comida asquerosa exhibe desde penes de toros hasta tiburones fermentados para causar sorpresa y reflexión cultural.