AFP

Protegidos por una veda desde hace 28 años, los lobos marinos han aprendido a distinguir el sonido del motor de las embarcaciones pesqueras cuando salen al mar. En busca de alimento, las persiguen, atacando redes y robando toda la pesca, lo que ha puesto en peligro el trabajo de los pescadores.