Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, decidieron en una trascendental reunión restablecer las relaciones comerciales y diplomáticas, así como trabajar de forma conjunta para evitar la presencia de grupos armados ilegales en la frontera común.