Un equipo de investigadores españoles ha descubierto cómo mediante la manipulación de la acción de las hormonas tiroideas en el cerebro se puede modular el gasto energético sin alterar el patrón de ingesta de alimentos, lo que abre las puertas al que podría ser el tratamiento definitivo del sobrepeso.