Los pueblos indígenas de la Amazonía brasileña pidieron ayuda a la comunidad internacional ante la "amenaza" que supone para su territorio y su cultura la colosal obra de la central hidroeléctrica de Belo Monte, que se construye la selva en el estado amazónico de Pará.