Bangkok reforzó hoy su protección con la colocación de más de un millón de sacas de arena para evitar su inundación a causa del flujo de agua que llega desde la ya anegada meseta central de Tailandia como si se tratara de un lento tsunami.