Miles de hombres y mujeres trabajan día y noche en las entrañas de la megalópolis de Ciudad de México para reparar su drenaje profundo que, con más de cuatro décadas y el crecimiento desmedido de la población, es incapaz de evitar inundaciones de aguas negras.