En la Ciudad de México, donde cada día se desplazan más de cuatro millones de vehículos, algo cotidiano como ir a trabajar puede convertirse en un infierno y por ello la bicicleta se ha convertido en un medio cada vez más socorrido.