Las manifestaciones del Día de los Muertos se ven por todos los rincones de los barrios hispanos de Chicago, donde no faltan las calaveras pintadas en las vitrinas de los negocios o figuras alusivas a la muerte.