Los egipcios se volcaron en la segunda ronda del referéndum sobre la nueva Constitución en una jornada plagada de irregularidades y que acabó con la dimisión del vicepresidente del país, Mahmud Meki.