En las calles de Roma, un graffiti presenta al papa Francisco como el heroico Superman, con el puño en alto, crucifijo al viento y una cartera de valores.