El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instaló en Caracas un diálogo nacional sin la opositora Mesa de Unidad Democrática, pero con presencia de empresarios y representantes sociales y religiosos.